L a «Directiva retorno» se opone a que un nacional

Esto es también aplicable cuando dicho extranjero se encuentre en situación de mero tránsito enel territorio del Estado miembro de que se trate y sea interceptado cuando se disponíaa salir del espacio Schengen,para, a continuación, ser objeto de un procedimiento de readmisión en el Estado miembro del que venía La Directiva sobre el retorno de los nacionales de terceros países en situación irregular («Directiva retorno») establece normas y procedimientos comunes aplicables en los Estados miembros para la expulsión de su territorio de nacionales de países no pertenecientes a laUE en situaciónirregular.
La Directiva impone la adopción de una decisión de retorno contra cualquier nacional de un país no perteneciente a la UE que se encuentre en situación irregular. Con tal decisión se inicia, en
principio, un período de retorno voluntario, seguido, si fuera preciso, de medidas coercitivas deexpulsión.
Si no se produce la salida voluntaria, la Directiva impone a los Estados miembros la obligación de proceder a la expulsión empleando las medidas menos coercitivas posibles.
Únicamente cuando exista el riesgo de que no pueda llevarse a cabo la expulsión podrá el Estado miembro decidir el internamiento de la persona afectada, por un período que en ningún caso podrá superar los dieciocho meses.
Con arreglo al Derecho francés, los nacionales de países no  pertenecientes a la UE que hayan entrado ilegalmente en el territorio francés pueden ser condenados a una pena de
prisión de un año. Por otro lado, en Francia,una persona respecto de la que existen uno o varios motivos razonables para sospechar que ha cometido o intentado cometer un delito castigado con pena de
prisiónpuede ser privada temporalmente de su libertad para ser puesta a disposición de los instructores («detención preventiva»).
El 22 de marzo de 2013, laSra. Sélina Affum, de nacionalidad ghanesa, fue interceptada por la policía francesa en el punto de entrada al túnel bajo el Canal de la Mancha cuando seencontraba
a bordo de un autocar procedente de Gante (Bélgica) con destino a Londres (Reino Unido).
Tras haber presentado un pasaporte belga con el nombre y la fotografía de una tercera persona, y al carecer de cualquier otro
documento de identidad o de viaje a su nombre, fue sometida
en un primer momento a detención preventiva por entrada ilegal
en territorio francés. A continuación, las autoridades francesas solicitaron a Bélgica que la readmitiera en su territorio.
La Sra. Affum impugna la legalidad de la detención preventiva de
la que fue objeto y la Cour de cassation (Tribunal de Casación,
Francia) pregunta al Tribunal de Justicia si, a la vista de la

Related posts

Leave a Comment